¡Buenos días, septiembre!

Todas las cosas buenas de la vida tienen un final (y las menos buenas, también). De igual forma que en una célula todo proceso ha de ser regulado (ya sabéis, frenado en un determinado momento), los biotecs también necesitamos una red de regulación que nos impida retomar el verano una y otra vez, en un ciclo de continuo descontrol. Y esa red de regulación tiene diversos puntos de control: septiembre es una fecha importante (como el paso de G2 a M en el ciclo celular) porque viene repleto de novedades de todo tipo.

Septiembre es para nosotros como un plásmido de conjugación para un procariota: cuando llega el momento, entra en la célula cargadito de nuevos genes, de nuevas funciones y peculiaridades, y altera su comportamiento. Y uno de los principales elementos que forman parte de este plásmido de conjugación que es septiembre es ABSal. No podemos perder la oportunidad de daros la bienvenida y contaros lo cargadito que viene este año: la III edición de BioNorth será en Salamanca en el mes de noviembre, haremos nuestras ya famosas sesiones de Con ciencia, té, organizaremos una rica cena de Navidad para la totalidad de socios, un súper viaje para conocer algún interesante centro de investigación en algún lugar de la geografía española… ¡En fin, montón de tareas que nos van a mantener ocupados este añito! Y es que la Universidad no es solo aprender en las aulas, sino también aprender fuera de ellas. ¿Estás preparad@? ¡Comienza el nuevo curso!

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*